ENTREGA DE CASAS

A manos de la Primera Dama y el empresario Lenir Pérez presidente de Emco-Alutech recibieron la casa los Andino Carías; mostrándose muy agradecidos doña Nora y sus hijos. Ahora si se puede decir Misión Cumplida “Super” Jesfry y su familia ya tienen un nuevo hogar.

Todo inicio en una entrevista en los pasillos del Taular/Comayagua, un colegio que beca a jóvenes de escasos recursos y se ha posicionado como uno de los mejores del país. Donde hay historias increíbles como la de Jesfry que es un alumno que vende chicles donde la gente sin saber le pregunta por qué no estudia comentó Carlos Espinoza, su director.

Le dicen “Súper” Jesfry” Esta frase abrió el camino para una campaña, una historia que miles de choferes habían visto bajo un semáforo del bulevar Morazán, pero que no conocían. Hoy se puede contar que Jesfry no volverá a trabajar bajo la lluvia o el sol y que junto a su mamá Nora y sus cuatro hermanos ya pueden descansar en un acogedor hogar. “Esta será una casa de bendición, que la cuiden y la disfruten” expresó la primera dama, Ana García de Hernández, durante la entrega.

No parecía creíble que al intentar buscar el humilde hogar; ellos decían “Nuestra casa queda por la zona de La Bambino” no era posible que una familia necesitará tanto en una colonia donde las viviendas tiendes amplios garajes y fachadas respetables. No era así, esta clase media se perdía en un pronunciado barranco que doña Nora y Jesfry habían hecho su hogar, con vieja madera en un rincón de 3x3 metros y quizá con 15 láminas en el techo.  

El gobierno y la empresa privada comprendieron que Jesfry no era un chico sin hogar ni estudios y decidieron poner manos a la obra por el joven de 13 años. Ahora cuentan con nueva casa, nueva vida. La vivienda cuenta con 36 metros cuadrados.

Además de la primera dama, estaba el ministro de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis), Ricardo Cardona, para darle las llaves. Al igual que Lenir Pérez que contribuyó con el techado y el amueblado.  

Las palabras de Jesfry fueron “Le doy gracias a Dios y a todos los que ayudaron. Con paciencia y con los estudios, uno logra lo que se propone” expresó el joven con una madurez que supera sus 13 años.